DONACION

Páginas vistas en total

domingo, 8 de agosto de 2010

Riedl: "Indonesia es mi mayor reto"


Desde su nombramiento como seleccionador de Indonesia el pasado mayo, el austriaco Alfred Riedl está emprendiendo su proyecto de desarrollo en el país más poblado del sureste de Asia. Riedl, que lleva más de 20 años como entrenador de fútbol, ha pasado la última parte de su carrera en el banquillo en varios equipos de toda Asia, incluidas selecciones como Palestina, Vietnam y Laos. Indonesia, por tanto, es la cuarta selección de la que se ocupa en este continente.
Es posible que el ex seleccionador de Austria no sea famoso por haber gozado de un gran éxito en equipos grandes, pero no se debe subestimar su contribución a la hora de fomentar el fútbol en esos países, presuntamente en vías de desarrollo futbolístico. Riedl compartió con FIFA.com su parecer sobre cómo deberían mejorar su juego las naciones más modestas del “planeta fútbol”.

-Señor Riedl, en mayo fue nombrado seleccionador de Indonesia. ¿Qué le parece este nuevo trabajo, tras haber tomado las riendas de su sexta selección nacional?

--A principios de mayo firmé un contrato por dos años con Indonesia, y este nuevo trabajo, a priori, debería ser mi mayor desafío hasta la fecha. En un país con una población de 260 millones de habitantes, las expectativas, naturalmente, son muy altas.

-¿Qué objetivos se ha fijado con Indonesia?

--Estoy al frente tanto de la selección absoluta como de la sub-23, por lo que mi deber es mejorar la calidad del fútbol indonesio en general. Por supuesto, los primeros exámenes que afronto son en diciembre, con el Campeonato de la Federación de Fútbol del Sureste Asiático (AFF) y los Juegos del Sureste de Asia; y espero llegar a la final en ambas competiciones. El año que viene hay una serie de fases de clasificación: para el Torneo Olímpico de Fútbol masculino, la Copa Mundial de la FIFA y quizá la Copa Asiática.

-Así pues, en cierto modo, ¿es usted responsable de la construcción de un equipo de futuro para el país?

--Las selecciones de categorías menores representan el futuro y, aunque solamente me ocupo de los sub-23, estoy listo para ayudar si surgiera la necesidad. Desde luego, no obstante, en primer lugar me debo a mis funciones con las selecciones absoluta y olímpica.

-¿Cuáles son los aspectos positivos y cuáles las dificultades que afronta al dirigir a Indonesia?

--Puedo presumir de contar con un cuerpo técnico altamente cualificado, en el que figura mi ayudante: Wolfgang Pikal, un compatriota de Viena que ha vivido en Indonesia más de 20 años. Sus conocimientos sobre el fútbol del país son inmensos, y habla a la perfección el idioma. Una cosa que me preocupa es la reglamentación que permite a cada club de la liga indonesia contar con cinco futbolistas importados, lo que significa que las posiciones clave pueden ocuparlas los extranjeros.

-Hasta la fecha, ¿cuál ha sido el punto culminante de su carrera de entrenador?

--Cuando dirigí la selección de Palestina hace unos años, obtuvimos algunos resultados excelentes en las primeras rondas de la fase de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006. Me alegró mucho que pudiésemos devolver la sonrisa a los rostros de la gente que sufre.

-Con la selección de Vietnam ha vivido tres etapas, que duraron cinco años en total. ¿Qué progresos ha hecho este país desde que se hizo cargo de él por primera vez, en 1998?

--Durante mi primer entrenamiento con la selección nacional, los jugadores vestían camisetas de diferentes colores y estilos. Les dije a los directivos que no estaba entrenando a un equipo de fútbol de barrio y, al día siguiente, ya teníamos la equipación adecuada. Así de deprisa quieren los vietnamitas que avance su fútbol y, de hecho, han experimentado una rápida progresión en estos años. La atención es cada vez mayor, con más empresas que invierten en el fútbol. Los hinchas más fervientes esperan un éxito poco menos que inmediato, pero la Asociación Vietnamita ha demostrado paciencia, manteniéndome en el banquillo muchos años. Y en ese tiempo conseguimos buenos resultados.

-¿Cuanto tiempo tardarán estos países en causar un verdadero impacto en el fútbol internacional; por ejemplo, clasificándose para la Copa Mundial de la FIFA?

--Es una pregunta difícil de responder, pero podrían hacer falta décadas. Por encima de todo, estos países deben mejorar sus infraestructuras futbolísticas. Laos tiene ocho equipos de fútbol e, incluso en un país loco por el fútbol como Vietnam, solamente hay 50 clubes; una cantidad que se vuelve insignificante en comparación con mi país, Austria, que cuenta con 2.100 clubes. Además, si quieren estar a la altura del resto del mundo, se necesita un grupo de entrenadores cualificados y un proyecto a largo plazo.

***Entrevista publicada en FIFA.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario