DONACION

Páginas vistas en total

sábado, 31 de enero de 2015

Australia gana la Asian Cup 2015, tras ganar la final( 2-1) a Corea del Sur

Troisi anota el gol que convierte a Australia en campeona de la Copa Asia / REUTERS

Australia se coronó campeona de Asia por primera vez en la historia en un torneo que parecía predestinado que ganaran desde el primer momento. Un torneo mayúsculo, excepcional, todo sea dicho, que ha llegado a su fin con la victoria de la anfitriona por 2-1 frente a Corea del Sur tras 120 minutos de auténtico espectáculo futbolístico.
Como el certamen asiático en su conjunto, la final estuvo a la altura de las expectativas, un estadio abarrotado con casi 80.000 almas que querían presenciar cómo los Canguros se coronaban campeones de un continente al que ‘pertenecen’ desde hace apenas 9 años. A la tercera Copa Asia fue la vencida y,tras dos finales consecutivas, Australia ya puede presumir de ser la única selección del mundo en haber conseguido ser campeona en dos continentes diferentes: Oceanía (última vez en 2004) y Asia (2015).
El partido en sí, fuemás trabajado tácticamente que espectacular para la vistadel espectador. Stielike demostró por qué su selección llegaba imbatida e invicta a la final y Postecoglu confiaba en la eficacia goleadora de un equipo que sólo sufrió en el último partido de la fase de grupos, precisamente en una derrota frente a Corea (0-1) y en los últimos 20 minutos de la final, donde Corea decidió salir de la cueva y buscar desesperadamente el gol del empate.

Una final de infarto
Para el recuerdo quedará como‘la final de los goles en el último minuto’.Massimo Luongoadelantó a los locales en el 45’ de la primera mitad. Son Heung-Minempató para Corea en el 91’ yTroisimarcó el gol de la gloria en el 105’, justo antes de finalizar el primer tiempo de la prórroga. También será recordada por la final en la que Tomi Juric, sucesor del eterno Cahill en la delantera Aussie, luchó con el corazón en la línea de fondo y rodeado de coreanos un balón que todos daban por perdido para convertirlo en un centro que significó el gol de Troisi. En los 30 segundos que duró la jugada, se definió el estilo Postecoglu: Intensidad máxima, control de la situación por difícil que sea y, sobre todo, eficacia goleadora.
Al final, un entrenador con apellido griego dirigió una selección de Oceanía que se coronó campeona en Asia gracias a dos goles de dos futbolistas con ascendencia italiana y cuya máxima estrella es un samoano que celebra los goles como si fuera un boxeador.El fútbol es así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada